5 pasos poderosos para dejar de lado los sentimientos y pensamientos dolorosos

5 pasos poderosos para dejar de lado los sentimientos y pensamientos dolorosos

Cuando el pasado parece ineludible, nos desesperamos y hacemos todo lo posible por olvidar. Hacemos cambios drásticos sobre nosotros mismos, que pueden afectar negativamente la forma en que vivimos nuestra vida. Por otro lado, un método menos conocido para dejar ir implica enfrentar sus problemas de frente.

Cuando huir ya no es la respuesta, considere que tal vez sea el momento de empezar a correr hacia sus problemas.

A continuación, presentamos un enfoque que implica una forma poco convencional pero saludable de dejando ir:

Acepta la realidad por lo que es

Para la mayoría de nosotros, seguir adelante es difícil porque no queremos aceptar la realidad.

Cuando nos sentimos culpables, ansiosos o asustados, tendemos a enmascarar esas emociones y fingir que no son reales.



Tendemos a mirar para otro lado y buscar activamente formas de olvidar.

A veces las emociones triunfan sobre la razón, y por un momento estamos convencidos de que nuestros problemas han desaparecido solo porque no pensamos en ellos.

Pero esa no es la realidad, ¿verdad?

Estos problemas existen y pueden incrustarse en cada fibra de su existencia.

Alejarse de la realidad no le servirá de nada.

Solo crea una falsa sensación de seguridad y crea una sensación temporal de paz.

Evalúe su posición en esta realidad

Cuando finalmente decida enfrentar sus problemas, debe reconocer cuál es su posición en esta realidad.

En otros términos, intente comprender cuán profundo es el problema.

¿Qué necesitas hacer para cambiar las cosas?

Digámoslo en términos tangibles:

si está endeudado, ¿cuánto dinero necesita para cancelar su crédito existente?

Valorar tu posición en esta realidad implica sumergirte en el problema.

No solo está diciendo que el problema existe; comprende que este problema existe en su vida.

Si bien es un desafío, es un paso necesario para progresar y dejarse llevar.

Comprenda sus respuestas típicas

A pesar de los millones de años que hemos tenido que evolucionar, todavía no hemos superado nuestras tendencias de lucha o huida.

Ante un estímulo estresante, nuestra primera reacción es dar la vuelta e ignorarlo.

Si el problema persiste, lo ignoramos un poco más, esperando que desaparezca por sí solo.

Solo nosotros sabemos que esto nunca sucede.

El camino del progreso pasa por la estabilidad.

¿Cómo vas a resolver tus problemas si terminas corriendo en la dirección opuesta cada vez que llegas a la marca intermedia?

Hay formas de racionalizar sus emociones abstractas y encontrar soluciones concretas para combatirlas.

Observe lo que le sucede a usted mismo cuando se ve envuelto en situaciones extenuantes.

¿Cuál es tu enfoque preferido? ¿Terminas proyectando tus ansiedades en otras personas? ¿Ignora sus mensajes en medio de una fecha límite cercana? ¿Culpa a sus compañeros ante el fracaso?

Comprender lo que tiende a hacer le ayuda a ver sus acciones como secuenciales y, por lo tanto, no involuntarias.

Cuando separa las respuestas de la realidad, puede ver que estas reacciones no son inevitables; que son subproductos y no realidades.

A partir de aquí, puede comenzar a determinar qué malos hábitos sería bueno reemplazar y qué posibles pasos puede tomar para prevenir y eventualmente reemplazar estas respuestas de fuga.

No huyas, corre hacia él

Algunas personas creen que dejar ir es un acto que implica alejarse de él.

Para soltar algo, algunas personas se separan físicamente de esta realidad. Pero mudarse a una ciudad diferente, conseguir un nuevo trabajo o presentar una demanda no siempre soluciona sus problemas.

A veces, el dolor y el dolor ya están tan arraigados en tu realidad que simplemente no puedes escapar de ellos. En momentos como estos, la solución no es alejarse de él, sino acercarse a él.

Enfréntate a tus miedos y ataca de cabeza.

Prepárese para el dolor que está por llegar sin olvidar que esto es para mejor.

Recuerde los buenos hábitos que ha llegado a desarrollar y utilícelos para afrontar el problema de forma saludable.

Deja entrar las cosas

El paso final en el arte de dejar ir es lo contrario de lo que sugiere el fenómeno. Para dejar pasar las cosas, desvíe su atención a absorber el problema, no a escupirlo.

Es fácil pensar que el escapismo es la mejor solución para sus problemas. En realidad, esto solo te aleja del problema. Puede que estés a kilómetros y años de la fuente de tu dolor y estrés, pero eso no significa que no exista.

No expulses lo no deseado. No rechaces emociones negativas. No huyas de ansiedad, miedo, inseguridad y tristeza. Acéptelos por lo que son y sumérjase en estas emociones. Permíteles existir, pero no como cosas abstractas que sientes, sino como condiciones que puedes cambiar.

Cuando dejas entrar las cosas, ya no se vuelven intocables. Las emociones se vuelven parte de ti y, por lo tanto, puedes controlarlas. Quitas el poder de estas emociones haciéndolas parte de ti. ¿Cómo te perseguirán estas emociones si ni siquiera te molestan?

La mayoría de la gente piensa que el arte de dejar ir implica dejar salir, sin saber que la mejor manera de lidiar con el mundo es absorbiendo los estímulos no deseados, una respiración profunda a la vez.

En el nuevo eBook de Hack Spirit, El arte de la resiliencia, ofrecemos un manual práctico sobre cómo puede volverse más resistente en un mundo de inestabilidad y oportunidades limitadas, ya sea que esté enfrentando problemas financieros, contratiempos de salud, desafíos en sus relaciones o cualquier otro problema. Todos podemos tener nuestro propio avance en la capacidad de recuperación, y cada uno puede aprender a utilizar las circunstancias adversas como combustible potente para superar las dificultades de la vida. Echale un vistazo aquí.