8 cosas que no sabes que estás haciendo porque eres más auténtico que la persona promedio

8 cosas que no sabes que estás haciendo porque eres más auténtico que la persona promedio

Creo que estarás de acuerdo conmigo cuando digo:

Las personas auténticas son las mejores personas para pasar el rato.

No tienen nada que demostrar, se sienten cómodos con quienes son y no juzgarán negativamente a los demás para sentirse mejor.

No sé ustedes, pero encuentro que este tipo de personas es mucho más relajante para pasar el rato.

Pero, ¿cómo averiguas si eres una 'persona auténtica'?

¿Está viviendo la vida que realmente desea sin ajustarse a los estándares limitantes de la sociedad?



Si es así, podría identificarse con estos 8 hábitos sin siquiera darse cuenta:

1) Vives en el momento

La conciencia del momento presente no solo es crucial para vivir una vida feliz y plena, sino que también es una señal de que estás viviendo con autenticidad.

¿Por qué? Porque no estás atrapado en tu cabeza. No te estás comparando con los demás ni te preocupas por tus inseguridades.

Pensar demasiado se interpone en el camino de quiénes somos realmente. Nuestro ego nubla nuestro juicio y ya no vivimos en el presente.

Pero si te enfocas en vivir en el presente, no te quedarás atrapado en tus pensamientos y tu ego egoísta no tendrá ningún control sobre ti.

2) Vigila el panorama general

Estás enfocado en tus objetivos a largo plazo que son más grandes que tú. Sabes que esta es la forma más satisfactoria de vivir.

Demasiadas personas persiguen el placer temporal, mientras que tú estás más concentrado en el proceso de construir algo importante.

Es por eso que AMAS las relaciones a largo plazo. Es una oportunidad para crecer juntos y crear algo especial. Realmente no puedes entender por qué algunas personas saltan de una aventura en otra sin ni siquiera construir algo significativo.

Son solo las personas inseguras las que persiguen aventuras casuales y riqueza material porque les hace sentir mejor acerca de su yo roto.

Te sientes cómodo contigo mismo, entonces, ¿por qué diablos te concentrarías en esa mierda?

3) Aceptas que los malos tiempos son parte de la vida

Todos sufrimos. Es un hecho inevitable de la vida. Pero en lugar de negar esto y prolongar su sufrimiento, lo acepta como parte natural de la vida.

Sabes que la vida te pondrá desafíos en el camino y, a veces, no tendrás control sobre lo que sucede.

Solo puedes controlar tu reacción y eso te permite vivir la mejor vida posible.

4) No juzgas a los demás

Todos pasamos por una mierda en la vida. Y la complejidad de la vida significa que nunca entenderás realmente lo que es ser otra persona.

Por eso no juzgas. Siempre hay una razón lógica por la que alguien actúa de la forma en que lo hace. Dejas que las personas sean y las aceptas por todo lo que son.

5) No te importa la atención superficial

Eres lo opuesto a un persona superficial. Te sientes cómodo con quien eres, entonces, ¿por qué diablos anhelaría atención por cosas sin sentido como el estatus y la apariencia?

Sabes que esto no conduce a la verdadera paz interior y felicidad. La mejor manera de vivir una vida feliz es estar contento contigo mientras trabajas en metas que son más grandes que tú.

6) No escuchas ciegamente los consejos de otras personas

Está dispuesto a aceptar consejos, pero solo lo hará después de una cuidadosa consideración de la información disponible.

Confías en tu capacidad para pensar por ti mismo. No permite que otras personas le digan lo que debe hacer a menos que sea realmente valioso y avance.

7) No te quejas de tus problemas

Todos hemos conocido a personas que constantemente esparcen energía tóxica por todas partes. Pero estás cansado del efecto que estás teniendo en los demás. Sabes que quejarse solo sirve para que otros se sientan mal contigo.

Lo que importa es el progreso. Prefieres hablar de soluciones y objetivos.

8) No te importa si no agradas a otras personas

Si no le agradas a otras personas, no te desconcierta. Sabes que estás siendo tú mismo y si a otras personas no les gusta, no hay mucho que puedas hacer para cambiarlo.

Es imposible complacer a todo el mundo y ser falso al hacerlo te mordería el culo de todos modos. Eres quien eres y si a los demás no les gusta, ¡pueden irse al infierno!